viernes, 5 de mayo de 2017

Hablemos de nuestros POETAS Dia 3 MES DE LA AFROCOLOMBIANIDAD

Hablemos de nuestros POETAS Dia 3

SOMOS MÁS QUE MÚSICA Y DANZA…. TAMBIÉN FUIMOS Y SEGUIREMOS SIENDO POESÍA
Por. Maruja Uribe
Un 17 de marzo del año 2016, una mujer menuda y a la vez aguerrida; comprometida con la enseñanza y en especial con las letras, asumió el reto de desempolvar aquellas poesías creadas e inspiradas desde los territorios de afrodescendientes, donde al parecer la musa habitaba también. Para ella resultaba fundamental que sus alumnas pudiesen escribir con coherencia y buena ortografía, pronunciar cada palabra de la manera correcta y con entonación, para lo cual se valió de la poesía como su primordial herramienta en aras de lograr el objetivo propuesto: Yamileth Palacios de Moreno.
Confieso que en lo personal, me marcó una bella poesía titulada “La Catalina” la cual hasta hoy conservo de manera intacta en mi memoria. Hablar de poesía, automáticamente nos transporta a esos tiempos de hombres ilustres y mujeres osadas; ambos muy cultos, quienes a través de este género literario exteriorizaban sus sentimientos, temores, anhelos y realidades expresados con poesía, lo que permitía que el mensaje llegara de manera directa.
Retomar la poesía como una estrategia de comunicación, implicó generar espacios donde se pudiese interactuar con su magia y es así como surge la idea del evento denominado “RECITAL AVE FÉNIX DE LA POESÍA CHOCOANA” donde se pone en escena el pensamiento hecho poema, de grandes poetas y poetisas negros, de los siglos XIX y XX, actualmente en la voz de los jóvenes estudiantes de diversas instituciones educativas de Quibdó.
Evocar a Teresa Martínez de Varela, Hugo Salazar Valdés, Miguel Antonio Caicedo Mena, Jesús Becerra, Sergio Villa, Miguel Vicente Garrido, José Ángel Rivas Polo, Rogerio Velásquez, y muchos más; despertó ese orgullo y sentido de pertenencia por nuestros cultores, hombres y mujeres que por derecho propio merecen ser recordados como una muestra del aporte negro a la construcción de diversidad cultural.
LA POESÍA NEGRA COMO PARTE DE LA HISTORIA DE ESTE PAÍS
La poesía siempre ha estado en el alma del negro. Todas las situaciones que le ha tocado vivir por sus características físicas, despertaron en él una gran sensibilidad, frente a lo que sucede a su alrededor a más, de motivarlo hacia la toma de conciencia étnica. Otra cosa, son las razones por las cuales la poesía negra ha estado rezagada por no decir ignorada.
Poesía Negra, se le llama a la creación literaria que recoge vida, sentir, costumbres, habla y otras características particulares de las personas de origen africano, la que ha tenido representantes de gran riqueza intelectual y creativa.
Para Colombia basta con citar a Candelario Obeso, oriundo de Mompós (1849 – 1884) considerado precursor de la poesía negra en Colombia. La historia de su vida cuenta todas las dificultades de subsistencia a las que se enfrentó, sumada la indiferencia hacia su obra, por la arrogante clase social imperante. Vale anotar que Candelario Obeso, en su poesía coloca al negro como protagonista, y bien retirado de su condición de esclavo; es evidente que su intención es dignificarlo. Su obra más destacada es la colección Cantos Populares de mi Tierra publicada en 1977.
También están incluidos en el reducido listado que Colombia tiene de cultivadores de la poesía negra: Helcías Martán Góngora (1920- 1984) caucano, Agapito de Arcos (1909 – 1994) cartagenero, conocido por el seudónimo Jorge Artel, Hugo Salazar Valdés (1922 – 1997) Condoto, departamento del Chocó, Rogerio Velásquez (1908 – 1965) chocoano, Teresa Martínez de Varela (1913 – 2001) Chocoana.
Lo anterior, no es más que la muestra de la forma como se discriminada en Colombia por el color de la piel. Donde impera la doble moral; mientras por un lado proclaman la pluriétnia por el otro, a todas luces, se desconoce la importancia de un legado que enriquece y enaltece, la literatura y la historia del país.

SENON FABIO VILLEGAS
CARLOS RODRIGUEZ Castillo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario